A prueba: Síclo Madrid

Hace más de un año escribí un post recopilatorio con algunos de los estudios boutique que se habían abierto en distintas ciudades bajo el paraguas de una de las principales tendencias en fitness de los últimos años, y con las características que definen a este tipo de centros. Lo que en países como Estados Unidos o Inglaterra es un segmento del mercado más que consolidado desde hace casi dos décadas, en España hemos tenido un parón de un par de años, algunos han cerrado, otros se han estancado, que parece que por fin se va a terminar 🙂 Ya sabéis que soy una gran fan de este tipo de centros, siempre que viajo procuro ver qué se está haciendo fuera de España, así que ahora que por fin parece que esto despega en España, voy a ponerlos a todos a prueba

SÍCLO: RUEDO LUEGO EXISTO

Doy comienzo a esta nueva sección de la web probando el nuevo estudio de Síclo en Madrid. Conozco la marca desde hace años, cuando trabajaba en B3B y me pasaba el día haciendo benchmarking de nuevos estudios que abrían en todo el mundo. Cada vez que encuentro un nuevo estudio de indoor cycling no puedo no pensar en SoulCycle, la madre de todo este nuevo concepto de fitness experiencial que ha sabido diversificar como nadie su marca (ropa deportiva, agencia de instructores-influencers y agencia de medios son algunas de sus patas de negocio). Y por fin puedo decir que he tenido una experiencia de usuario y he asistido a una clase como las de SoulCycle fuera de un estudio SoulCycle.

En este concepto de centros basados en el pago-por-uso, la experiencia que el usuario tiene desde antes incluso de pisar el estudio es fundamental. La web, la app, las redes sociales, los mails informativos que se reciben una vez registrado y hecha la compra e la clase son la tarjeta de presentación de la marca; y en esto para mi los chicos de Síclo tienen un 10.

Otra de las claves de los estudios de USA y UK que aquí en España falla bastante es el staff, cada uno tiene claro cuál es su trabajo, los puestos están muy bien definidos, y no se da una imagen de “hombre/mujer orquesta” que tan pronto te da una clase como te vende un bono. Al entrar al estudio de Síclo había tres personas en front desk pendientes de que firmásemos los consentimientos, dándonos las zapatillas (te facilitan zapatillas con calas, las nuestras estaba nuevas, habrá que ver cómo las cuidan con el uso), gente muy joven pero muy resolutiva; en la sala otras tres preparándolo todo: toallas, ayuda para ajustar las bicis, mancuernas, etc.; y por último el instructor, preparando la música y consultando lesiones, quién era nuevo, etc. 

La clase en si a mi me flipó, pero es verdad que esto depende de los gustos personales de cada uno: musicón, rodaje muy rápido (esto es un problema cuando no se tiene buena técnica y buena base muscular porque puede derivar en lesiones), parte central de la sesión de trabajo de tren superior con mancuernas manteniendo un rodaje suave, juego de luces y oscuridad total durante toda la clase, y las dosis de motivación justas para no resultar forzado. Clave en la clase obviamente fue el instructor, no hay nada peor que ver a un monitor subido en la bici que rueda despendolado, o que ves que se va parando para descansar porque no puede con su propia clase. Otro 10 para Daniel.

La sala en si misma no tiene nada, paredes negras, iluminación, y, eso si, bicis muy buenas (ODIO las bicis que se tambalean cuando pedaleas). Ele resto de las instalaciones es igual de sencillo, hay duchas y toallas incluidas en el estudio, y un pequeño kit de aseo en el vestuario por si se te olvida algo.

Si tengo que poner el acento en algo negativo, es sin duda en el momento post-clase. Cuando sales toda flipada con la endorfina disparada es un gran momento para venderte lo que sea, pero nadie nos dijo nada!! Solo el instructor nos preguntó qué tal antes de salir de la sala, pero el equipo de front desk no habló con ninguna de las personas que hicimos la clase… Sin duda perdieron una gran oportunidad de recibir feedback sobre la experiencia y de vender!!

Espero que os haya resultado útil el post, os he contado mi experiencia pero lo mejor es probar uno mismo, así que si pasáis por Síclo contadme vuestra experiencia. Nos vemos muy pronto por aquí, mientras puedes encontrarme en Instagram como @janafr o en mi mail jana@janafernandez.es.

¡Mil besos!

Jana

NOTA DE LA AUTORA: si quieres compartir este post ¡genial!, pero por favor, si utilizar parte o todo el contenido de este post en otro site/blog/RRSS, acuérdate de mencionarme 😉 ¡Gracias!

ESTE POST NO ESTÁ PATROCINADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *