Y por fin llegó el día: Maratón de Nueva York 2015

Durante estos meses de preparación me he imaginado muchas veces escribiendo esta entrada. No sabría qué historia contaría, pero si la ilusión con que lo haría. Voy a hacerlo en dos entradas durante la semana, para que no se haga muy largo, ¡¡y para no dejar cosas por contaros!!! ¡Vamos a empezar por el principio, ¡a ver si no me desvío! 

Conseguí mi preciado dorsal para el maratón a través de una agencia, es decir, compré el pack completo (vuelo, hotel y dorsal); cuando vas en grupo no hay más opción. Salimos el jueves desde Madrid rumbo a Nueva York; el viaje se hizo largo por las interminables colas en la aduana estadounidense, teníamos intención de salir a rodar por Central park ese día pero resultó imposible, nos dió tiempo a cenar, a visitar Times Square (por suerte el hotel estaba muy céntrico) y poco más.

times square_running

Times Square, impresionante con sus pantallas

El viernes por la mañana quedamos a las 8 en la recepción del hotel para salir a rodar por Central Park, la agencia nos quería enseñar cómo era la meta y la verdad es que fue una sensación muy rara, sabíamos que en dos días volveríamos a pasar por allí para completar las 26.2 millas… El paisaje que teníamos a nuestro alrededor era de película, es una sensación generalizada al estar en Nueva York, nos queríamos parar hacer fotos en todas partes, y alguna hicimos 🙂 

nueva york_running

Al salir de Central Park nos cruzamos con la corresponsal de TVE y su cámara, estaban buscando corredores españoles para entrevistar. La historia de Aurora y Petri se merecía salir en ese reportaje, estaban allí para celebrar que con 60 años iban a correr su primer maratón, unas campeonas. 

nueva york_running

En el planing teníamos la visita a la feria del corredor, ¡qué decir! Espectacular, había muchísimos voluntarios para atenderte y muchos hablaban varios idiomas, la recogida del dorsal fue inmediata (estaban divididos cada 2000 números), y toda la decoración que había era muy motivadora. Esa tarde tocaba libre, y estuvimos paseando por la 5a Avenida, visitamos Sant Patrick, y la Estación Central que me volvió a impresionar. Aproveché para ir de tiendas, Victoria’s Secrets, Maycis, Forever21 y alguna más que fui viendo. 

nueva york_running

Al día siguiente volvimos a quedar a las 8 para volver a rodar 20 min y hacer unas rectas de activación, esta vez contábamos con nuestros entrenadores y volvimos a parar para hacernos fotos. El resto del día lo pasamos haciendo turismo por la ciudad, incluida la visita al Top of de Rock, un mirador del complejo del Rockefeller Centerdel hasta que llegó la hora de cenar. La cena del sábado era una cena especial, era la noche previa a la carrera y al no estar en casa había que tener cuidado con lo que cenábamos no fuéramos a fastidiarla en le último momento, así que nos fuimos a un italiano al lado del hotel y cenamos lo más sencillo posible para que la improvisación fuera la menos posible. Antes de ir a la cama tocaba dejar todo preparado para el día siguiente, ya que el despertador sonaría a las 4:30, y a las 5:45 nos recogerían en el hotel para ir a la salida. 

nueva york_running

 

nueva york_running

Y LLEGÓ EL DÍA!! 

10 min antes de que sonara el despertador me desperté, dormí muy bien y me notaba tranquila, el sábado noté un poco de molestia en la garganta, pero conseguí controlar el dolor con paracetamol e ibuprofeno. Desayuné café con leche sin lactosa, tostadas con aceite y un plátano, momento muy friki con mi botecito de aceite y mi cartón de leche… pero con mis problemas de estómago no podía jugármela. Antes de salir del hotel nos pusimos nuestro atuendo de “tirado”, porque literalmente estaríamos tirados en el suelo 4 horas antes de salir y no podíamos quedarnos fríos. Sobre las 7 llegamos a Staten Island, barrio de Nueva York del que salimos. Para entrar al recinto teníamos que pasar un control policial – estaba todo muy controlado -, era como una mini ciudad dividida en 3 barrios, uno por cada color de salida, y en cada uno daban café, donunts, bebidas isotónicas, barritas energéticas y beagles. Por suerte no hacía mucho frío y pudimos estar al aire libre, aun así las cuatro horas no se hicieron cortas. 

Nueva york_running

La salida está muy segmentada, hay como 3 salidas simultáneas que se unen en la milla 8, y por eso los colores, azul, verde y naranja. Después hay 4 olas, cada una marca la hora de salida y está dividida en corrales, que son los que marcan la posición en la salida. Está todo bastante controlado y no te puedes adelantar en la salida, irte para atrás si, eso fue lo que hicimos, salimos en la última ola y corral. En la salida de cada oleada cantan el himno de Estados Unidos y la canción de Frank Sinatra New York New York, ¡¡¡cada vez que lo escuchaba se me ponían los pelos de punta de la emoción!!!

nueva york_running

Y hasta aquí este primer post. A lo largo de la semana, laa segunda parte con las sensaciones de la carrera y de cruzar esa mítica meta.

Biquiños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *