Wings for life Valencia 2016: Correr por los que no pueden

Hola a todos!

Hoy os traigo la crónica de otra carrera, la Wings For Life, una carrera poco común, una carrera por los que no pueden.Cuando mis amigos me preguntaban: ¿de cuantos km es? se quedaban un poco desconcertados con mi respuesta, para los que no la conocéis os cuento un poco: es una carrera en la que la meta es un coche que te persigue, es simultánea en más de 30 países, y 100% benéfica a favor de la fundación Wings For Life de Red Bull que destina todos sus fondos a la investigación de las lesiones de médula espinal. Lo de la meta es lo más original, cuando se da la salida arranca el cronómetro y a los 30 min sale el coche meta con una velocidad que irá aumentando progresivamente a medida que va pasando el tiempo.

Los que me seguís en instagram (@anarpaseiro) sabéis que el año pasado también participé en la carrera junto con la Jana (este año la eché mucho de menos). En Aranjuez, lugar donde se celebró la segunda edición, flipamos con las cuestas, en Valencia el recorrido fue llanito aunque para mi opinión la carrera estuvo mucho mejor organizada que el año pasado. Ojalá aprendan de los errores cometidos y el año que viene seamos muchos más, si puedo allí estaré con las #mujeresquecorren.

Para ir a Valencia me apunté a un viaje organizado por el Club de Corredores, que consistía en un autobús de ida y vuelta y una noche de hotel (en uno que estaba a 10 min andando de la salida, en la Ciudad de las Artes y las Ciencias) . Cuando le conté a mi amiga Paula el viaje que iba hacer a Valencia se apuntó conmigo, así que me llevé animadora personal 🙂 Gracias Paula!!! Salimos de Madrid el sábado por la mañana temprano para poder aprovechar el día en Valencia, al llegar ya estaban los dorsales en el hotel, desde aquí dar las gracias a la gente del Club de Corredores por las gestiones y por aceptar en su panda a gente de otro club.

Por la tarde estuvimos dando un paseo por la zona de salida, por el casco viejo y para la merienda se nos unió Julián (mi compañero de Tigers) y nos comimos una tarta riquísima!! Si vais a Valencia o sois de allí os recomiendo hacer una parada en Dulce de Leche.

La cena no la respeté mucho, cenamos hamburguesa, pero qué rica estaba :P, las horas de descanso si las respeté, tener la carrera a la 13:00 ayuda. Esa mañana me pude despertar con calma, ver por la ventana que llovía, asimilar que iba a correr lloviendo y desayunar tranquilamente sin las prisas habituales de tener que hacer la digestión antes de ponernos en la línea de salida.

Con Paula antes de la carrera

A las 12:15 era la foto del equipo #mujeresquecorren, con Cristina Mitre y Clara (Yo no corro vuelo), qué alegría verlas. Me hacía mucha ilusión tener esa foto, con el movimiento que empezó Cris por febrero de 2013 fue con el que me animé a correr, la emoción que transmitía su mensaje de lo que sentía al correr hizo que me picara la curiosidad. También pude saludar a Maria Blanco y a Maria Cruz Parra (la ganadora del año pasado).

Foto del equipo mujeresquecorren

También nos hicimos la foto de la representación de Tigers: Julian, Ricardo y el minitiger Mauro.

Al colocarnos en la línea de salida cometimos un pequeño error, nos colocamos demasiado atrás, aunque teníamos un cajón más delante llegamos pillados de tiempos y no nos dió tiempo de buscar la entrada al cajón. A las 13:00 (hora española, 11:00 por el meridiano de Greenwich) se dió la salida, y empezaba la cuenta atrás para que saliera la meta, la salida fue un poco lenta, era un camino con curvas y no se podía correr con mucha fluidez, una vez arrancamos me despedí de Julián, él tiene otros ritmos de carrera que los míos. Al rato ya me alcanzó Ricardo con Mauro en el carrito, el iba sin objetivo, aunque Mauro decía que iban a correr 17. Ricardo en el 9 me dijo que iba a aflojar, pero al final le convencí para llegar hasta el 10.

Yo comencé a tirar, tenía que apretar un pelín más si quería llegar al km 15, fue un subidón al pasar por el km y decirle adiós, el año pasado me quedé allí. En el km 14,5 empecé a notar el catcher en la espalda y apuré lo máximo posible para llegar al 15 pero me pilló a 100m de mi objetivo, y aunque no me guste, tengo que reconocer que me dió mucha rabia no conseguirlo por ese poquito.

Desde el km 15 me tocó volver a la salida andando, ya no llovía pero hacía poco que había parado de llover, y la verdad es que se me hizo un pelín largo. Cuando llegué a la salida, estaba Paula esperándome con mis cosas, me cambié y estuvimos viendo un rato en la pantalla cómo iba la cabeza y los que iban finalizando, que rápido corrían, para mi es algo inimaginable.

Foto postureo con la línea de salida

Ya de vuelta en el hotel me tocaba estirar, tengo el psoas un pelin tocado y tengo que ser constante con los estiramientos, descansar un poco y vuelta para Madrid.

Como os decía ésta es la carrera por los que no pueden, y mi compi Julián le quiso dedicar su carrera con los super 22km que corrió a Marleen de #itsok2Bdifferent (aquí os dejo el video donde cuenta su historia). Historias como las suya nos hace darnos cuenta de que a veces nos quejamos por bobadas que no nos dejan disfrutar de la vida. Ojalá la operación salga bien y pronto puedas hacer esa vida activa.

La siguiente cita será el sábado 28, en la carrera contra la violencia de género en Cerceda y el domingo 29 la carrera del agua.

Muchas gracias por leerme,

Biquiños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *