Tres días de mayo en Copenhague

Hola!

¿Conocéis Copenhague? Yo estuve por primera vez hace dos semanas y confieso que me enamoré de ella. Éste es el relato de mi viaje:

“Me bajo del autobús, miro alrededor y tengo esa sensación que sólo se tiene de vez en cuando de “creo que esto a mí me va a gustar mucho”. Abandono mi maleta roja en el Hostel y salgo dispuesta a explorarlo todo.

“Nyhavn, el puerto nuevo del siglo XVII”

Casi en fila india: la Estación Central, los Jardines Tívoli y el Ayuntamiento. La calle Stroget, llena de tiendas, algunas caras, otras no tanto. Un señor con sombrero toca el piano, un joven rubísimo hace malabares con una bola de cristal, varios turistas comen helado. Edificios que riman: castillo de Rosenborg, palacio real de Amalienborg y Christianborg, parlamento danés. Christiania, ciudad libre y curioso reducto hippy: prohibido usar el móvil, prohibido sacar fotos o grabar vídeos, prohibido correr porque provoca pánico. Torvehallerne, precioso mercado. Picnic entre las flores del Jardín Botánico y café con vistas a la Ópera. No es verano pero como si lo fuera: 25 grados, sol, manga corta. Gente que bebe cerveza en los colores de Nyhavn. Bicis, bicis, bicis. Y, por supuesto, ella, La Sirenita.

“El terraceo es universal”

“Dejarse llevar suena demasiado bien. Jugar al azar, nunca saber dónde vas a terminar… O empezar”. Copenhague. Vestusta Morla.

En Copenhague me dejo llevar, pienso menos y siento más, respiro. De respiración consciente habla el maestro después de la práctica. Porque he venido a Copenhague a perderme en sus calles pero también a aprender Ashtanga. Mi viaje se convierte así en una doble exploración: exploro lo que me rodea y me exploro a mí misma sobre la esterilla. Peter Sanson, el mismo que hizo un curso con Shri K. Pattabhi Jois “Guruji” que duró 21 años, está en la ciudad para recordarnos que la RESPIRACIÓN es, debe ser, el comienzo de todo. ¿Acaso no es respiración el Saludo al Sol (Surya Namaskar)? Movimientos físicos -vinyasas, nueve en Surya Namaskar A y diecisiete en Surya Namaskar B- perfectamente marcados por profundas inhalaciones y exhalaciones que mueven energía. Inhalas PRANA energía vital- y exhalas APANA -energía tóxica- con un objetivo: limpiar, abrir. Y es que “You now what? Yoga is about breathing and opening”, Peter Sanson dixit. RESPIRAR y ABRIR; en el sentido más amplio de ambos términos.

 

“Tranquilo, elegante, inspirador”

El verbo abrir no se lleva bien con la tensión, ni con la rigidez, ni con la fluidez, ni con el bloqueo, ni con la violencia. Abrir no es sinónimo de forzar y forzar no es yoga. Ni yoga ni vida. “Con el tiempo aprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas”, escribió Borges. Entonces, quizá lo mejor sea dejarse llevar. Peter nos cuenta que él lo hizo en su momento. Iba para hombre de negocios pero una cosa rara llamada yoga se cruzó un día en su vida y lo cambió todo. Al escuchar su historia me acuerdo de la mía. Cuando estudiaba Comunicación Audiovisual en Pamplona no pensaba en ser profesora de yoga. “¿Yoga? ¿Qué es yoga?”. Años después lo descubrí por casualidad y por curiosidad, mi padre murió en un accidente, me quedé sin trabajo y todo cambió también para mí. Me salí del plan establecido, me dejé llevar.

“Easy” es la palabra que más repite durante sus clases.

“Practicad mucho, practicad siempre, practicad sin agenda, practicad bien. Don´t miss the point!”. Es lo último que nos dice Peter antes de pedirnos que le acompañemos a cenar a un restaurante indio que hay cerca del estudio. No estaba planeado pero parece que a todos nos apetece dosa esta noche. Ricas coincidencias.

“Astanga Yoga Copenhagen”

El despertador suena temprano el lunes. Desayuno, cierro mi maleta roja y tiro de ella hasta la Estación Central. Un tren me lleva al aeropuerto y un avión me llevará a Gotemburgo poniendo, después de dos meses, punto final a mi vida en Dinamarca”.

“La Sirenita más famosa del mundo”

En unos días vuelvo a Madrid, a mi Madrid bonito. Es lo único que sé (casi) con certeza. Lo que venga después aún no está escrito y está aún por ver. Definitivamente, lo mejor es dejarse llevar.

Nos vemos pronto. Un abrazo fuerte.

Namaste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *