¿Sirven para algo las medias de compresión?

Buenos días chicas!

¿Qué tal van las primeras semanas con calor? Se aproximan los dos meses de vacaciones por excelencia, los días con tantas horas de luz son una maravilla. La única pega es que para entrenar hay que pegarse un buen madrugón, si no quieres verte derretida cual bombón de chocolate.

Como ya os había comentado en la última entrada el día 19 estuve en la carrera Norte-Sur. He de decir que fue un carrerón. A pesar de que me caí, y no precisamente en la salida, disfruté muchísimo del recorrido, muy favorable eso sí, de la cantidad de gente, del no calor, porque nos hizo una temperatura genial para correr. Y después de muchos meses sin correr un 10k volví a mejorar mi marca.

Hoy quiero hablaros de uno de los accesorios por excelencia de los runners, las medias de compresión. No todo el mundo sabe para qué sirven e incluso hay algunos/as que los llevan más por cómo les completa el look que porque las necesiten.  

Ya desde la antigüedad, Aselli, Pecquet o Wiseman –siglos 16 y 17- abrieron el camino de las medias de compresión. Los dos primeros, médico italiano y científico francés, dieron a conocer el sistema linfático. El tercero, inglés, fue de uno de los pioneros en sugerir el uso de las técnicas de compresión, siendo el inventor de las primeras medias de cuero acordonadas que podían ser comprimidas desde el mismo tobillo.

Las teorías que los científicos manejan están referidas al flujo sanguíneo y a la vibración muscular. Antes de hablar de cada una de ellas debemos separar entre el uso de la prenda durante la carrera y después de ésta, influyendo así en una supuesta mejoría del rendimiento y/o una mejor recuperación después del ejercicio.

La hipótesis del flujo sanguíneo, básicamente viene a decir que la compresión en la parte baja de la pierna aumenta el retorno del flujo sanguíneo. Debido a la gravedad y a una mala circulación, la sangre puede llegar a “estancarse” en las piernas mientras se hace ejercicio o se está en reposo, por ello, y para evitar trombosis u otras afecciones, clínicamente se ha recomendado el uso de medias compresivas sobre todo a personas después de cirugías en las que tenían que estar en reposo o incluso en mujeres embarazadas o con muchas varices.

Aplicando estas teorías en el corredor, podemos presuponer que la mejora de la circulación de la sangre hará que ésta se oxigene y se limpie mejor y más rápido, logrando como resultado una mejoría en el rendimiento.

En cuanto a la teoría de la vibración muscular, podemos resumirla en que al correr, todas las fuerzas de impacto que se crean durante el movimiento hacen que la pierna vibre, y esta vibración podría ser la causa del dolor muscular tardío. Hace ya unos años se llegó a la conclusión de que el uso de este tipo de medias mejora la potencia de las piernas, quizás justificada por el simple hecho de que reducen la vibración muscular.

En diversos estudios realizados entre 2001 y 2009, se publicó que las medias de compresión mejoraban el retorno venoso en reposo, pero no demostró si durante el ejercicio también es así y si, en caso de serlo, es suficiente como para mejorar el rendimiento de un corredor o su recuperación. Además se llegó a la conclusión de que no existía ninguna variación en cuanto a rendimiento deportivo ni cambios en los parámetros fisiológicos en los sujetos estudiados durante y después de una carrera de 10km. Sin embargo sí encontraron una reducción del dolor muscular post-competición, lo que sin duda está relacionado con la vibración muscular. Otros dos estudios descubrieron una mejora en el rendimiento y en la economía de carrera en los sujetos estudiados después de una carrera de 5km. En un estudio realizado en 1987 se determinó que la eliminación del lactato en sangre se mejoró después de una prueba de esfuerzo máximo usando medias compresoras. Esta investigación fue corroborada por otro estudio posterior (Creasy, 2008), pero aún queda por determinar si esta disminución del lactato en sangre (no en músculo) podría ser debida a la compresión -que disminuye el flujo de lactato desde el músculo a la corriente sanguínea-, o si el uso de medias compresoras es lo que aumenta el flujo de sangre (y por consiguiente de lactato) a otros músculos, mejorando así su rendimiento.

Finalmente, según un estudio  de Byrne & Easton, 2010, se pudo demostrar que solamente después del ejercicio, usándose ya en la etapa de recuperación, las medias de compresión pudieron influir en la mejoría y alivio muscular, disminuyéndose la hinchazón e inflamación. Aún así, los mecanismos exactos de por qué las prendas de compresión pueden disminuir el dolor muscular sigue siendo desconocidos.

En 2013 el Dr. Juan del Coso Garrigós, investigador y Doctor en Rendimiento Deportivo, se puso manos a la obra a la hora de aportar luz a si las medias de compresión para correr son una moda pasajera o tiene un sentido real y fundado. Para ello, se valió del Maratón de Madrid y de una muestra de participantes. Unos corrieron con pantorrilleras–grupo experimental- y los otros simplemente con calcetines –grupo control- . Ambos grupos, de 17 corredores cada uno, corrieron la maratón a un ritmo similar, sobre 5 minutos/km, completando los 42km en 3:30 aproximadamente.  Los valores de la CK –creatina quinasa- y mioglobina en sangre –marcadores del daño muscular- fueron los encargados de desvelar un resultado final que fue algo inesperado.  La media del daño muscular recogido por el grupo control comparada con la del grupo experimental fue muy parecida por lo que el Dr. Del Coso concluyó:

“Los resultados no han podido refrendar que las medias prevengan el daño muscular ya que las diferencias de daño muscular entre ambos grupos de corredores no son bastante significativas. Por tanto, y con estos datos, no podemos decir que las medias de compresión tengan la efectividad que dicen que tienen, al menos cuando el corredor está en movimiento”. “El efecto positivo que pudimos encontrar estuvo en la recuperación ya que el día después del maratón la percepción de dolor de los corredores que utilizaron pantorrilleras era menor que los que no la utilizaron”.

Si tenemos en cuenta los estudios más recientes, si dicen que el uso de medias de compresión es determinante en cuanto a menor dolor después de la carrera, pero no hay resultados fiables en cuanto a que previenen el daño muscular.

Espero que a partir de hoy os haya quedado más claro el tema de por qué se usan o no medias de compresión y en qué casos estaría mas indicado su uso.

En dos semanas nos vemos por aquí con otros temas. Mientras tanto podéis seguirme en Facebook como Fisioterapia Patricia Martín o en Instagram como @fisio_patriciamartin 

Referencias y estudios citados:

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/3605315
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17365528
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23314683
http://www.scienceofrunning.com/2010/07/compression-socks.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *