Qué es la fascitis plantar y cómo podemos evitarla

¡Buenos días chicas!

¿Cómo van los primeros 15 días de los nuevos propósitos? Recordad que hay que ir cumpliendo paso a paso cada día para llegar a un objetivo. Para mi entre las vacaciones, dolores varios, etc., el mes de agosto ha sido un poco escaso en cuanto a entrenamientos se refiere, pero ya desde el día uno estoy a tope pensando en la Behobia del 8 de noviembre. 

Hoy vamos a hablar de una dolencia muy común incluso entre las personas que no practican deporte. La fascitis plantar es la inflamación de la fascia de la planta del pie, un tejido elástico que va desde el talón hasta los dedos. El dolor se produce generalmente en la zona más cercana al talón.

    

Foto: http://abcblogs.abc.es/eat-fit/2015/09/07/como-tratar-la-fascitis-plantar/

Suelen padecerlo personas que pasan muchas horas a lo largo del día de pie y deportistas. Las principales causas son el aumento brusco de la actividad física, el sobrepeso, la bipedestación prolongada, los ejercicios repetitivos, las alteraciones en la pisada, la falta de estiramiento y el uso de calzado inadecuado. 

Si tenemos un pie pronador y no lo corregimos, aumentamos las posibilidades de sufrir fascitis; al disminuir el arco plantar interno y aplanarse, se separan los puntos donde la fascia se une al hueso, aumentando su tensión, inflamándose y provocando el dolor.

 

 Ilustración: www.sportlife.es

Por el contrario, si tenemos un pie cavo, aumenta el arco plantar y un se acortan los músculos que extienden los dedos, lo que provoca un desequilibrio muscular entre flexores y extensores, causando una flexión en los dedos y una extensión en la articulación metatarsolfalángica, aumentando así de forma directa la tensión en la fascia plantar.

Ilustración: www.sportlife.es

Descartada la mala pisada, la principal causa suele ser el acortamiento de la fascia, acompañado de un acortamiento del gemelo, porque aunque no tienen relación anatómica, si la tienen en cuanto a su función. Por tanto, es muy importante también estirar este músculo para prevenir este dolor. 

El uso de tacones altos de forma continuada, el abuso de las chanclas en verano, etc., pueden también causar esta patología. Como ya hemos visto, el principal síntoma es un dolor en la zona del talón, es característico que duela cuando nos levantamos por la mañana, ya que por la noche al estar la fascia en reposo, se vuelve más rígida y al iniciar la marcha duele más. En fases iniciales, a los pocos minutos de empezar a caminar, el dolor puede llegar a desaparecer, pero debemos estar alerta y si durante algunos días notamos esa molestia, hay que ponerle remedio para que no se convierta en dolor, nos impida entrenar y terminemos en un temido parón. 

En casos crónicos, dificulta e incluso impide la práctica deportiva y puede incapacitarnos para realizar actividades de la vida cotidiana tan comunes como permanecer de pie o caminar. Si una fascitis se mantiene en el tiempo, esa tensión de la fascia puede acabar provocando una calcificación en el calcáneo, conocida como espolón calcáneo. En este caso los dolores son más intensos y al prolongarse en el tiempo, puede llegar a modificar nuestra pisada y provocar molestias en otras zonas del cuerpo como rodillas, caderas o lumbares.

 

Para prevenir la fascitis, no debemos olvidar estirar los gemelos, el sóleo y la planta de los pies cada vez que entrenemos y una vez a la semana, por ejemplo después de la tirada larga, con una pelota de tenis masajear la zona e incluso poner frío.

                     

 El ejercicio que os propongo en este vídeo os ayuda a flexibilizar la fascia:

Ya lo sabéis, la prevención es la mejor medicina, pero si la lesión aparece, acudid siempre a un especialista.

¡Nos vemos en dos semanas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *