Producto del mes: pavo en fiambre, un falso amigo…

¿Cuántas veces habéis dicho la frase “Hoy ceno un poquito de pavo y un yogur que es ligero y estoy a plan…”, o lo de “Hoy para el post entreno un poquito de pavo que tiene mucha proteína por cada 100g”… Pues si, la verdad es que si es ligero y si tiene proteína, ¿pero sabes todo lo demás que tiene?

Cierto es que no todos los pavos son malos, pero si que es verdad que es uno de los grandes “falsos amigos” de la alimentación sana, así que vamos a analizar uno al azar; esta foto me la mandó un cliente hace unos días y por eso utilizo esta, pero podría ser cualquier otra oiga, vamos que si ahora vas a tu nevera, tienes un 75% de posibilidades de que el tuyo sea muy muy parecido a este.

pechuga-de-pavo_andrea

Lo primero que vemos, como es normal, es el ingrediente cuyo % es mayor: Pechuga de pavo (69%). Ok, si el 69% es pavo, ¿qué es el 31% restante?

En orden de mayor a menor:

  1. Agua: eso sabemos lo que es
  2. Sal: esto ya es malo, que el tercer ingrediente sea sal es malo, al igual que el azúcar en otro tipo de productos.
  3. Dextrosa: aquí empieza la fiesta, la dextrosa es un azúcar simple que da mucha energía, concretamente un carbohidrato monosacárido, con un grupo aldehido, una aldosa. Se puede encontrar en algunas frutas y en la miel de forma natural pero el problema es que también se obtiene del almidón de maíz y otros cereales para utilizarlo como aditivo a muchos alimentos como por ejemplo este. Para deportistas que necesiten llevar rápidamente a la célula productos de post-entreno o tener una reserva de glucógeno buena es ideal, pero para el resto no es necesario que lo tomemos si nuestra dieta es equilibrada y menos en forma de pavo.
  4. Azúcar: como cuarto ingrediente, no está mal…. está fatal.
  5. Proteína de soja: de esta manera la cantidad de proteína del producto final por cada 100g se eleva pero claro, ¿a costa de que? Pues de añadir proteína de soja seguramente de muy baja calidad.
  6. Y entre otras tantas E encontramos la E-621 que es el glutamato monosódico que seguramente os suene de los restaurantes chinos. El glutamato básicamente añade y potencia el sabor del producto en cuestión pero, por contra, tiene una serie de efectos secundarios con evidencia científica (cierto es que en cantidades altas aunque es mejor no tomar ni altas ni bajas) como dolores de cabeza o reducción en la producción de leptina que es la hormona encargada de controlar el “apetito”, por lo que al producir menos de la que debiéramos comemos más de lo necesario y si comemos más de lo necesario ¿qué pasa? Que engordamos, entre otras cosas.

Como conclusión, no compréis ninguna pechuga de pavo, pollo o similar que contenga menos del 85% de carne de pavo y en general no compréis ningún producto que entre sus 4 primeros ingredientes contenga sal y/o azúcar, ¡ya no os digo si contiene los dos!

Comentarios

  1. Carla

    Gracias por informar sobre este falso amigo! ¿Qué sustituirías entonces? A mi me gusta desayunar una tostada con tomate natural, semillas de chia y unas lonchas de pavo. ¿Qué proteína podría sustituir que sea bajo en grasas? Y si el pavo tiene un 94% de carne pero entre los primeros 4 ingredientes está la sal y el azúcar, ¿se podría consumir? Muchas gracias y me encanta el nuevo look de la página! Un saludo

    1. Andrea

      Hola Carla,

      Tu desayuno está genial. El pavo puede que tenga azúcar o sodio en sus 4/5 primeros ingredientes pues en teoría no debería tener muchos ingredientes y es normal que alguno de ellos esté en esos puestos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *