Ocho claves para que las finanzas compartidas no arruinen tu vida en pareja

Casarse o irse a vivir en pareja es un paso trascendente en la vida de una persona. Uno de los puntos a los que debe prestarse especial atención es el dinero, que es verdad que no da la felicidad por si mismo, pero ayuda al bienestar de los dos. Es importante seguir unas pautas antes de lanzarse a compartir el patrimonio de cada uno para ahorrar, evitar conflictos y mantener una relativa independencia financiera. Refrescar estos conceptos también puede ayudar a las parejas que ya comparten su vida desde hace tiempo.

El Banco de España, el supervisor del sistema financiero español, ha elaborado unas recomendaciones para las parejas dentro de su política de elevar la cultura financiera del país:

  1. Comprobad vuestra compatibilidad financiera. Por desgracia, muchas parejas evitan hablar francamente de “cosas de dinero” porque les parece que implica una falta de afecto. Error. Hay que hablar sobre el dinero abiertamente y con una comunicación clara. El Banco de España recuerda que “los problemas económicos están entre las principales causas de separación y divorcio”.
  2. Antes de dar el paso. La vida en pareja normalmente obliga a un reajuste de la economía doméstica: conviene determinar desde el principio qué prioridad van a tener los objetivos financieros comunes. Conviene gastar menos de lo que se gana, ya que el ahorro es una fuente de riqueza. Establecer y priorizar en pareja los objetivos financieros os dará una visión del estilo de vida que vais a a llevar. Dentro de lo posible, procurad cuantificar cada objetivo.
  3. Las capitulaciones matrimoniales. Elegid si la unión se formaliza en régimen de gananciales (todas las ganancias y beneficios obtenidos por cualquiera de los cónyuges pasan a formar parte de un fondo o sociedad común, propiedad de ambos por partes iguales), en separación de bienes (independencia económica de cada cónyuge) o en régimen de participación (cada cónyuge ostenta la administración, disfrute y libre disposición de sus bienes, tanto los anteriores al matrimonio como de los que adquiera después por cualquier título, como en el régimen de separación de bienes. No obstante, cada cónyuge también adquiere el derecho a participar en las ganancias obtenidas por el otro durante el tiempo en el que este régimen haya estado en vigor).
  4. Vida en común. Cómo organizar las cuentas de casa. Normalmente las parejas reparten las labores domésticas de alguna manera, explícita o implícitamente (aunque, por desgracia, no siempre de forma equitativa). De la misma forma que deciden quién se ocupa de hacer la colada, ir de compras y sacar la basura, se puede llegar a un acuerdo sobre quién se ocupa del seguimiento de las inversiones o de revisar las cuentas bancarias, hacer las transferencias, pagar las facturas. De vez en cuando hay que revisar el reparto de responsabilidades. ¿Funciona el sistema?
  5. Necesidades de financiación. El endeudamiento puede ser necesario cuando se trata de abordar objetivos financieros particularmente importantes; seleccionad con atención en qué casos merece la pena recurrir al crédito.
  6. Oportunidades de ahorro e inversión. Sea cual sea vuestra situación, el ahorro ha de figurar en el presupuesto familiar, siempre dentro de vuestras posibilidades. Recordad que ahora puede parecer difícil, pero lo será infinitamente más si llegan los hijos. Esos recursos pueden invertirse para sacarles rendimiento o emplearse para reducir deudas.
  7. Juntos pero no revueltos. Aunque hayas optado por compartir tu vida con otra persona, es recomendable que cada uno mantenga cierto grado de independencia para gestionar sus finanzas personales. Esto es aplicable sea cual sea el régimen económico elegido. Una decisión a tomar en cuenta es hasta qué punto unir o mantener separadas las cuentas bancarias.
  8. Es recomendable crear un comodín financiero. Fijar una cantidad de dinero periódica que cada uno pueda dedicar a lo que quiera, a sus caprichos. Es una alegría que puede facilitar la convivencia y no solo financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *