Monkey mind: la enfermedad (mental) del siglo XXI

Buda ha sido sin duda uno de los mejores psicólogos de la historia. Hace más de 2.500 años ya enseñaba a la gente acerca de la mente humana, cómo podían entenderse mejor a sí mismos y descubrir que había una forma de superar el sufrimiento. Buda no era un dios o un mesías, era simplemente un maestro muy sabio con una amplia visión de la naturaleza humana. Aprendió mucho con la meditación y de sus propias experiencias, así como mediante la observación del comportamiento de los demás.

MONKEY MIND

Mind monkey o Monkey mind, del chino xinyuan, es un término budista que significa “sin resolver, inquieto, caprichoso, inconstante, confuso, indeciso, incontrolable”. Ya os adelantaba en el post anterior que Buda utilizó este término para describir la mente humana, como si estuviera llena de monos borrachos, saltando, chillando sin parar. Todos tenemos una monkey mind según Buda, con un montón de monos reclamando nuestra atención. El miedo es uno de los monos que más gritan, señalando todas las cosas con las que debemos tener cuidado y avisándonos de todo lo que puede salir mal.

Una de mis últimas lecturas ha sido 10% Happier, de Dan Harris, uno de los presentadores de TV más conocidos de Estados Unidos a quien su Monkey mind le jugó una mala pasada en forma de ataque de pánico en prime time. En su libro Harris la describe como una conversación non-stop con nosotros mismos, un mix de obligaciones, deseos y juicios que está fijo en el pasado y en el futuro, en detrimento del presente. Piénsalo, a mi me pasa: nuestra vida está controlada por una voz interior que no para de rumiar acontecimientos del pasado y adelantar lo que va a suceder en el futuro, generalmente se centra en los puntos de negativos, sin parar de juzgar y etiquetar cada pensamiento, cada acontecimiento.

En el libro hay una frase muy escatológica pero muy gráfica de lo que nos pasa: “When you have one foot in the future and the other in the past, you piss on the present” (“Cuando tienes un pie en el futuro y otro en el pasado, meas en el presente”, ya os dije que era muy gráfica).

Harris consiguió domar su manada de monos particular a través de la meditación, yo también, pero no hemos descubierto nada nuevo. El maestro Buda ya enseñaba a sus estudiantes cómo meditar con el fin de dominar los monos borrachos que había en sus mentes. Es inútil luchar contra ellos o tratar de eliminarlos, nuestra mente está ahí y no para (lo de dejar la mente en blanco es una chorrada, lo tengo comprobado, no puedes dejar de pensar, pero si controlar en qué piensas). En su lugar, Buda recomendaba a sus alumnos dedicar un rato cada día a la meditación, a calmar la mente, como dice el propio Harris, la meditación es sencillamente ejercicio para tu cerebro. No es fácil, no es inmediato y es algo que hay que hacer a diario, toda la vida, pero la práctica constante de meditación te ayudará a domar tu mente, a acallar las voces de miedo, la ansiedad, la preocupación y otras emociones negativas.

Seguro que a muchos emprendedores les pasa como a mi, tenemos un mono protagonista: el Mono Miedo: “a ver cómo acabo el mes”, “las ventas no van como esperaba”, “qué voy a hacer con todo este stock”, “¿y si no recupero la inversión?”, “¿cómo devuelvo el préstamo?”, “quiero darle un giro al negocio pero no se cómo, no se si voy a ser capaz, no tengo tiempo”… Y es un no parar, esto 24h al día es muy cansino. Con la meditación no he conseguido eliminarlo, el miedo es algo que va a estar ahí siempre, pensar es parte de la condición humana, pero si que he conseguido calmarlo, de tal forma que aunque esos pensamientos siguen apareciendo, ya no me bloquean y me dejan seguir con mi trabajo y con mi vida. Nos vemos dentro de nada, mientras podéis encontrarme aquí:

 @janfr    @runningcloset   jana@janafernandez.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *