Lavanda, el mejor remedio contra la depresión postvacacional

Bienvenido seas Septiembre. Bienvenida de nuevo rutina

Finalizadas las vacaciones y de vuelta en la ciudad -lugar posible entre muchos otros- la rutina del trabajo se nos puede hacer más dura de lo que creíamos. Quizá intentamos preparar nuestra mente unos días antes del “batacazo” pero al llegar a la realidad vemos que no todo el esfuerzo ha sido fructífero y que un pequeño halo de apatía llama a nuestra puerta. Ha pisado el felpudo y si no lo sacudimos, su rastro puede permanecer durante un tiempo. ¡A por ella! 

La lavanda (Lavandula Angustifolia), endémica de la cuenca del Mediterráneo, es conocida como una de la plantas relajantes por excelencia. Por lo general, se usa una vez seca y, dependiendo de la acción y resultados que busquemos, podremos manipularla de diferentes maneras, en la mayoría de los casos combinada con otros ingredientes o sustancias que potenciarán sus efectos.

Su aceite esencial -extraído de las flores- es rico en linalol, alcanfor, citronelol, d-limonene, geraniol, eucaliptol, taninos, saponinas, cumarinas y una serie de ácidos entre otros componentes.

Algunos de sus efectos: 

. relaja y alivia el estrés físico y emocional 

. favorece el funcionamiento del sistema nervioso y sistema circulatorio 

. analgésica y antiinflamatoria 

. reduce la tensión muscular 

. combate el insomnio 

. ayuda a digerir las grasas y eliminar los gases 

. cicatrizante y antiséptica 

. elimina el acné 

. suavizante en infecciones de garganta, asma y resfriados 

. insecticida 

Teniendo en cuenta este amplio rango de propiedades curativas y a través de su uso vía interna o tópica podremos combatir esta desidia que viene de la mano del regreso a nuestros hábitos diarios después de una larga temporada en la que el relax ha sido el protagonista.

INFUSIÓN

. Verter ½ litro de agua hirviendo sobre 2 cucharadas soperas de planta y dejar reposar 15 minutos. 

* Tomar por la noche un rato antes de dormir. Puede tomarse a lo largo del día también. * Endulzar con stevia o miel. 

* Podemos añadir una cucharada de café de manzanilla para potenciar el efecto relajante.

ACEITE

. 100ml de aceite de almendras  

. 10 gotas de aceite esencial de lavanda 

* Aplicar mediante un suave masaje en sienes, cara, cuello y pecho antes de dormir. También puede aplicarse por las mañanas y a cualquier hora del día. 

* Si añadimos 5 gotas de aceite esencial de bergamota potenciaremos el efecto sedante. 

* Si añadimos 10 gotas de aceite esencial de romero podemos usarlo en masaje para golpes, inflamaciones, traumatismos…

MIST O SPRAY 

. 80ml de agua de rosas 

. 20ml de agua destilada 

. 10 gotas de aceite esencial de lavanda 

* Echar en difusor por el ambiente o sobre el cuerpo. 

* El agua de rosas tiene propiedades calmantes, tonificantes, antisépticas y reguladoras sobre la piel.

¡Mucho ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *