La #familiaTRC y una más: ¡bienvenida Itziar!

Hola a tod@s!

Me llamo Itziar y, como le dije a Jana el día que me puse en contacto con ella para decirle que me encantaba la idea de ser parte de este blog, soy una periodista que un día decidió ser profesora de yoga, y que un día decidió empezar a correr. Y en ésas estoy: escribiendo todo lo que puedo, practicando y enseñando mucho yoga y sumando kilómetros zancada a zancada.

Soy periodista porque siempre quise serlo, porque me gusta escuchar y mirar para luego contar historias. Estudié la carrera en mi Pamplona natal. Al terminar me mudé a Barcelona para estudiar un MBA y después a Madrid, ciudad que considero ya mi casa.

Mi esterilla y mis zapas, fieles compañeras

Nunca pensé que practicaría yoga; mucho menos que sería profesora. Empecé a practicarlo de casualidad. Llevaba un año yendo a clases de aerobic y estaba completamente frustrada de no poder seguir esas coreografías imposibles que el resto de alumnos parecía dominar. Me hablaron del Bikram Yoga (yoga con calor) y decidí probarlo. Y me gustó, me gustó mucho, así que cambié el gym por el estudio de yoga. De eso hace ya 10 años y hoy el yoga es mi día a día, mi vida. Lo de ser profesora vino después. Siempre he dicho que se dieron las circunstancias personales y económicas adecuadas para que, en 2009, me fuera a Estados Unidos a certificarme como profesora de Bikram. Nueve semanas intensas de training en Las Vegas. Sí, ya sé que Las Vegas y el yoga pegan poco pero puedo aseguraros que todos los que estuvimos allí no tuvimos tiempo para pensar en nada más que no fuera yoga. Tendré que volver a Las Vegas para hacer lo que se supone que se hace allí y poder decir “Todo lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas”.

Las nueve semanas de entrenamiento en Las Vegas fueron una experiencia inolvidable.

El yoga me ha llevado a México, Indonesia, Suecia, Austria, este verano me iré a Irlanda… y me ha dado la oportunidad de conocer a gente estupenda.

No he sudado tanto en mi vida. Sudaba en la sala de yoga y seguía sudando en la calle.

¡Qué bonito es Viena, te siente Sissi Emperatriz entre tanto palacio!

Además, he descubierto todo lo que puedo hacer con mi cuerpo y eso es muy emocionante. La capacidad de aprendizaje del cuerpo humano es infinita, siempre puede llegar un poquito más lejos. Como en todo es cuestión de tiempo y de práctica. Lo importante es no perder la ilusión de seguir intentándolo y de seguir aprendiendo.

 Concentración, determinación, paciencia… y todo llega

Lo que seguro no entraba en mis planes era correr. ¡Eso es para otros, no para mí, yo no puedo hacer eso! Pero un día te pones unas zapatillas, y sales a correr a ver qué pasa. En mi caso, lo que pasó es que aguanté 12 minutos ¡12 minutazos! A un ritmo lentísimo y sin dejar de resoplar… Sin embargo, me lo tomé como una gran victoria (es lo que tiene tener el listón muy bajo, que todo te parece grandioso). Me quedaron ganas de volver a probar, de insistir. Como buena navarra, soy cabezona hasta la médula, así que me propuse correr 3 o 4 veces a la semana. Despacito, sin prisa, no me persigue nadie. Y llegó el día en que corrí mi primer 10K. Ay, ese día… ¡ese día es maravilloso! Seguro que much@s de vosotr@s lo habéis vivido, ¿verdad? Cuando vi el arco de meta empecé a llorar y no pude dejar de hacerlo hasta un buen rato después de haber terminado la carrera.

Mis primeros 10k, ¡no me lo podía creer!

Tras esa primera carrera vinieron otras y ¡las que quedan por venir! Espero correr la media maratón de Madrid el próximo año. A ver si es verdad…

¡Hoy ganamos las chicas!

Y ésta soy yo, a grandes rasgos… Estoy muy contenta de colaborar con The Running Closet. Gracias, Jana, por esta oportunidad y gracias a quienes estáis “al otro lado”. Si os parece bien, volvemos a vernos por aquí en breve. Cada dos semanas, intentaré transmitiros todo lo que sé sobre yoga, todo lo que me ha ayudado el yoga a la hora de empezar a correr y todo lo que se me vaya ocurriendo. Creo que va a ser algo muy bonito. ¡Os espero!

Un abrazo,

Itziar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *