Gemma Martínez: Mi primer triatlón, o cómo redescubrir el agua a los 40

Ya sabéis que en The Running Closet nos encantan las historias, pero no las de ficción, sino las vuestras, clientas, seguidoras, amigas, esas mujeres reales que han hecho del deporte una parte fundamental de su vida, un pilar en el que apoyarse para encontrar el equilibrio entre trabajo, familia, prisas, obligaciones…

Gemma Martínez es una de esas mujeres que empezó como clienta – me atrevería a decir que, como yo, iría vestida con ropa deportiva de la mañana a la noche, tienen unos estilismos runners ideales – y que hoy es amiga, compañera de cafés y hasta consultora estratégica. Y es que de números sabe y mucho. Lleva más de 20 años analizando la economía española e internacional desde las páginas del periódico Expansión, y desde marzo de este año también se asoma desde la web del periódico pero desde una perspectiva más personal, para hablar de una de sus pasiones, el running (Just Run). Así que por si tuviera poco que hacer entre escribir, entrenar y preparar sus vacaciones, le pedí que se sincerara con The Running Closet y nos hablara de cómo afronta el mayor reto deportivo de los que se ha marcado hasta ahora. Como dice ella misma en su blog, le paso la palabra, todo lo que sigue es suyo. ¡Que disfrutéis!

“El presidente de uno de los mayores bancos españoles me invitó una tarde a tomar café en su despacho. Nunca antes habíamos estado a solas, a pesar de que llevaba media vida escribiendo sobre él y sobre su entidad, una de las más opacas del sistema financiero y que más controla el trabajo de los periodistas. Nada más vernos, aún de pie, en lo más alto de su rascacielos de cristal, me dijo: “Qué bien conoces esta casa”.

Pocas veces cinco palabras me han producido tanta satisfacción. Porque así era. Las dificultades sacan lo mejor de mí. ¿No me cuentas cosas? Ya haré yo las preguntas y averiguaré tu historia. Investigaré, escucharé a los que te rodean, hablaré con los que saben y prestaré la máxima atención al detalle. Hasta construir la crónica de tu vida, con disciplina, esfuerzo y constancia. Me divertiré tanto con el proceso de preparación, como con la parte final, la de escribir. Ya te lo he advertido. Así soy yo, en todos los ámbitos de mi vida, también en el deporte.

Dentro de unos meses, participaré en mi primer triatlón olímpico: nadaré, pedalearé y correré a pie en Palma de Mallorca. Yo, que lo único que he hecho es correr, que sólo nado en verano y que únicamente domino la bicicleta urbana, aunque la tengo un tanto abandonada desde que dejé de vivir en Nueva York y llegué a Madrid. Pero me lo propusieron, poniendo todos los medios a mi disposición –formación de máximo nivel en un centro de alto rendimiento deportivo en Holanda, entrenador personal, planificación adaptada a la vida loca del periodista, etc- y no pude decir que no. Sobre todo, porque ya sabes, me atraen las dificultades

Después de casi dos meses de entrenamiento y cuando aún faltan otros dos más para la prueba, he superado el pánico al momento agua. Aunque todavía nado más lento que un coche en marcha atrás, he conseguido ya aguantar 1.200 metros y he descubierto que también se hacen series en el agua. Mi técnica aún deja muchísimo que desear, pero una profesora me enseña, me ayuda a avanzar y me convence de que todas las partes del cuerpo juegan en el agua, que sólo tengo que aprender a usarlas bien. Como siempre, cuando algo se me da mal, me vuelvo en ello al máximo y acaba convirtiéndose en mi pasión. Ahora me divierto en el agua como una niña y me muero de ganas de que llegue el entrenamiento de natación, aunque eso sea sinónimo de que al día siguiente tendré agujetas en músculos que no sabía ni que existían. Hasta me he convertido en socia de un club histórico de Madrid

El reto ahora es la bici de carretera. Tris, que así he bautizado a mi nueva amiga, y yo estamos conociéndonos y el proceso no está siendo nada fácil. Salgo a rodar –con caídas menores cada vez- y también entreno con el rodillo. Pero he de admitir que siento un miedo que tengo que superar y que provoca que todas las dudas que tengo sobre si podré terminar el triatlón tengan nombre de dos ruedas

Hay días, los menos, que pienso que no seré capaz de estar en la línea de salida de Palma. Otros, los más, pienso en lo afortunada que soy porque he podido descubrir que, pasados los cuarenta años, las dificultades aún tiran de mí. No sólo en el mundo de las finanzas, también en el deporte. Sigo disfrutando corriendo –benditos kilómetros-, pero ahora hay nuevos deportes que han llegado a mi vida para quedarse y ser parte de la crónica. Sé que si quiero puedo y, si puedo, debo, como dice un buen amigo”.

Instagram: gemtnez

Twitter: GMartinezexp

Facebook:https://www.facebook.com/JustRunCorre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *