Fast (and healthy) food

 

La mayoría de mis clientes me piden siempre lo mismo, comida sana si, pero que sea rápida, fácil y muchas veces para llevar. El truco está en la planificación y la organización durante una hora del fin de semana, de esta manera podremos dejar preparadas las comidas de toda la semana. Aunque no sean muy variadas serán sanas y baratas. 

Elige un grano integral cada semana: arroz integral, quinoa o trigo sarraceno. Cuécelo según indique el paquete y enriquecer con hiervas, sal, cúrcuma, azafrán, pimentón, etc., durante la cocción, así no sabrán solo a grano. Compleméntalo el plato con verduras, las podéis asar en el horno, así mancháis menos. Opta por verduras que no se queden blanda o “chiclosas” con el paso de los días guardadas en un tupper en la nevera: patatas, zanahorias, batata, pimiento o coles de Bruselas son la mejor opción.

healthy food_the running closet

Aderezarlas es el truco que hará, igual que con los granos integrales, que nos nos cansemos de ellas, canela (si, creerme queda genial), pimentón, orégano, ajo en polvo… Hay un sin fin de posibilidades. Además añade algo de proteína, ya sea vegetal o animal. Una fuente de proteína vegetal son las legumbres, lentejas, garbanzos (cocidos o en hummus), y las judías rojas o blancas. Si queremos añadir proteína animal la prepararemos en el momento. Pero antes de ir a este paso vamos sintetizar: grano integral, verduras asadas y legumbre, ¿lo tenéis? 

healthy food_the running closet

Para variar un poco cada día jugaremos con cosas que no nos hagan invertir mas de 5 minutos al día por la mañana. Ingredientes que alegren nuestro tupper con colores y sabores diferentes cada día: tomatitos, pepino, aceitunas, almendras, semillas de chía, cáñamo o sésamo, hojas verdes de rúcula, canónigos, berros o espinacas y por último la proteína animal en caso de querer añadirla: un huevo cocido, pollo plancha, una lata de atún, berberechos, mejillones al natural, sardinas, tacos de pollo o pavo… ¡Y listo!!

Tenemos las comidas de toda la semana en una hora del fin de semana más 5 minutos de cada día de la semana.

Ya no tenéis excusa para comer de forma sana en el trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *