El milagro de los dos minutos: la técnica de Pablo Villalobos para llegar siempre más allá

Hola!!!

¿Cómo vamos? Yo ya de vuelta de las vacaciones, con las pilas cargadas para afrontar el gran Reto: mi primera maratón. Y vuelvo con muchas horas de sueño, con los entrenamientos cumplidos y con momentos para recordar siempre.

Era raro estar de vacaciones y “madrugar” para poder entrenar, lo hacía porque en Ribadavia (Ourense) aunque muchos no se lo crean, hace calor, pero tenemos la gran suerte de que refresca por la noche. El primer día fue una sensación muy rara, entrenar con 21º y viento fresco y limpio, un lujo que hizo que se me olvidara el madrugón.

Camino del Río Avia, aquí aún no había abierto el día.

Intento dejar todo preparado la noche anterior para que no se me olvide nada y sea más rápida la transición. Para mi el desayuno es una de las comidas más importantes del día y no me gusta salir de casa sin hacerlo, el “problema” es que me gusta hacerlo con calma, y con estos entrenamientos matutinos es difícil. Para no irme a entrenar con el estómago vacío me tomo una pieza de fruta (normalmente un plátano) y un café. Eso sí, al volver de entrenar si me tomo mi desayuno con vistas tranquilamente.

Desayuno con vistas: Café con leche, tostadas con aguacate y semillas de lino y vistas a la montaña.

La semana pasada un amigo me pasó este artículo de la revista Men’s Health con un entrenamiento de Pablo Villalobos; me parecen muy interesantes los temas que trata, es un entrenamiento de 9 meses, yo creo que para mi no valdría ya que me parecen muchos meses para entrenar un objetivo y perdería el foco, pero esto ya va a gusto del consumidor. Uno de los temas que trata es el milagro de los dos minutos: ”Tenemos que recordar que cualquier actividad, por pesada y angustiosa que sea, siempre puede aguantarse dos minutos más. Y pasados esos dos minutos, volvárnoslo a recordar.” Mi técnica es la del paso a paso, ver dentro de los entrenamientos o tiradas mini hitos y llevar la cabeza a otros temas, de momento me está funcionando. Veremos si en esta preparación desarrollo otros métodos aunque esta de los 2 minutos me la anoto.

En mi primer entrenamiento, 6 series de 1000 metros, como venía de un ritmo de entrenamientos bastante bajo, tuve que utilizar mi técnica en la segunda serie, pensé “ahora terminas esta serie, descansas 2’ y recuperas“, apreté dientes e intenté seguir sin pensarlo mucho. Aunque me queje del madrugón después del entrenamiento la sensación es genial, también al estar de vacaciones el ritmo es distinto, se puede dormir siesta y la desconexión de la oficina ayuda.

La peor parte se la ha llevado la fuerza, me sigue costando mucho hacer ejercicio sola, cada vez menos, pero aquí tengo mi gran asignatura pendiente. Espero que el cuerpo se haya acostumbrado a entrenar y se adapte bien al cambio de temperatura, lo bueno es que ahora los entrenamientos ya son con compañía y cuesta más faltar!!

Os seguiré contando mis avances, muchas gracias por los comentarios y mensajes de ánimo, da gusto!!

un biquiño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *