De profesión, ‘influencer’ responsable

Hace unos días publicaba en mi stories de Instagram un extracto de un artículo del periódico El Mundo titulado: “De profesión, ‘Influencer’“, en el que califican a esta  nueva forma de autoempleo como ” la profesión del siglo XXI”. Y es que es verdad… Es una profesión en toda regla de la que se puede vivir, y muy bien, si se hace un trabajo bien hecho (porque NO todo el que tiene un blog o una cuenta en Instagram es “Influencer”). Y vaya por delante que no lo critico, igual que yo me gano la vida en una agencia de comunicación y PR, otros se la ganan ofreciendo su imagen a marcas a cambio de una contraprestación económica. Y hay otros ‘Infleuncers’ con una comunidad de followers grandísima que no comercializan su imagen.

Pero a lo que voy. En las mismas fechas que descubría este artículo, mi querida Cris Mitre (@thebeautymail) – una de esas ‘Influencers’ que no comercializa sus RRSS- se lanzaba a los leones sugiriéndole a la mismísima Aída Domenech (@Dulceida) que por favor no apareciese en sus posts fumando, ya que muchos adolescentes la siguen y la copian, y precisamente fumar no es algo digno de ser exhibido ni copiado. Aquí os dejo su reflexión sobre el tema.

Que si, que tiene todo el derecho a fumar porque su cuerpo es suyo, y a sacarlo en Instagram si quiere porque sus redes son suyas pero, ¿no creéis que los Influencers, dentro del ejercicio de su libertad, también tiene cierta responsabilidad? Al final quien sigue a alguien en las redes sociales es porque aspira a ser como esa persona, a llevar un estilo de vida similar, ya sea ser igual de estilosa/cool/moderna/delgada/deportista/flexible/millonaria…

Parece que estamos haciendo un drama del asunto, que estamos exagerando, pero si tenemos en cuenta que las redes sociales e Internet han pasado a ser la fuente número uno de información para todo, según lo que se haga y se diga en redes, la cosa puede ser grave. Sirva como ejemplo el caso de Dulceida fumando, o este otro que vi hace unas semanas en la cuenta de otra influencer, en este caso fit-fluencer, que de verdad os digo se me pusieron los pelos como escarpias… Resulta que tras una carrera, la susodicha aparecía en sus stories pierna el alto, bolsa de hielo en ristre y haciendo el siguiente comentario: “ya sabéis que tengo condromalacia, estas son mis recomendaciones para combatirla: hielo, cúrcuma, reposo y un poquito de yoga”… ¡¡¡CON UN PAR!!!

¿En qué momento tener miles de Ks convierte a alguien en experto en algo? En médico en este caso. ¿Hay alguna universidad que convalida Ks por créditos?

Ni yo con lo que llevo a mis espaldas, o mejor dicho en mi rodilla izquierda ( 3 operaciones, condromalacia grado 3 y rotura de LCA) me atrevería a recomendar cualquier otra cosa que no sea “ve al médico” y “lo mismo deberías dejar de correr y de hacer posturas en yoga que aumenten la presión sobre la rótula hasta que te vea un especialista”.

Por favor os lo pido, si al hacer deporte os duele algo, id al médico. Los problemas articulares son cada vez más comunes por no hacer deporte con cuidado. Tener unas articulaciones sanas es salud y una vejez sin dolores, y a veces, por mucho que nos guste correr o dar patadas de kick boxing como es mi caso, hay que parar porque el cuerpo te pide que pares en forma de lesiones. Y esto se extiende a un montón de profesiones “invadidas”: si quieres perder peso, acude a un nutricionista; si quieres empezar a correr, acude a un entrenador titulado; si quieres adentrarte en el mundo del yoga y la meditación, acude a un profesor formado y con experiencia; si tienes conflictos emocionales que resolver, acude a un terapeuta. Acude a un profesional, siempre.

Dicho todo lo anterior, también creo que la misma responsabilidad que tiene el que habla, la tiene el que escucha para discernir y desechar aquella información que no sea veraz o rigurosa. Precisamente porque tenemos la libertad de mostrar, hacer y decir lo que queramos en las redes sociales, lo único que nos queda como receptores del mensaje es ser críticos, buscar varias opiniones y, sobre todo, siempre y para todo, recurrir a profesionales.

¡Me encantaría leer vuestra opinión al respecto!

Nos vemos muy pronto por aquí, mientras puedes encontrarme en @janafr o en jana@janafernandez.es.

Mil besos!

Jana

NOTA DE LA AUTORA: por favor, si utilizar parte o todo el contenido de este post en otro site/blog/RRSS, acuérdate de mencionarme ???? Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *