Cuando “cortar por lo sano” no es siempre la mejor opción

Esta pregunta está llena de controversia, hay poca literatura al respecto, pero estamos a años luz de nuevo con respecto a nuestros vecinos europeos. En España el número de episiotomías es mucho más elevado del necesario. ¿Podemos hacer algo? Cada mujer y cada parto son un mundo diferente y ni siquiera podemos comparar partos de la misma mujer entre sí, pero sí igual que entrenamos para una carrera, podemos entrenar para el día del parto. 

Hoy vamos a hablar de la temida y famosa episiotomía: qué es, para qué sirve, cuándo debe realizarse y qué podemos hacer para intentar evitarla.

Empecemos por el principio, ¿qué es una episiotomía y para qué sirve?

Es una cirugía, considerada menor, que ensancha la abertura de la vagina durante el parto. Comenzó a utilizarse en el siglo XVIII y continúa haciéndose a pesar de la poca evidencia científica que demuestre algún beneficio en su práctica. La justificación de su uso se basaba en la reducción de los desgarros vaginales, las disfunciones de suelo pélvico y las incontinencias tanto urinarias como fecales.

A pesar de los escasos datos, se convirtió en una práctica rutinaria, al defender que al disminuir el tiempo del expulsivo durante el parto, había menos sufrimiento para el niño obviando que la episiotomía puede pasar a ser un desgarro de tercer y cuarto grado, que puede dañar el esfínter anal con sus consiguientes pérdidas y que provoca dolores intensos al mantener relaciones sexuales tras el parto.

Que el parto dure un poquito más no está relacionado con un aumento del sufrimiento fetal. La forma de empujar también importa, porque sí, hay una manera mejor de empujar que la de “coge aire y sin soltarlo empuja como si quisieras ir al baño”… pero esto lo dejamos para próximas entregas.

Según la Organización Mundial de la Salud no deberían realizarse en más del 30% del total de los partos. Nuestro Sistema Nacional de Salud, en su guía de práctica clínica para parto normal, determina que:

  • No debe realizarse episotomía rutinaria en el parto espontáneo 
  • Solo se realizará en caso de parto instrumentalizado, o en casos de sospecha de compromiso fetal

  • No se realizará de forma rutinaria en mujeres que en partos anteriores hayan tenido desgarros de tercer o cuarto grado.

Y bien, ahora yo pregunto, ¿cuántas de las que ya habéis tenido hijos no tenéis episiotomía? ¿a cuántas mujeres conocéis que hayan tenido un parto normal, sin utilizar instrumentos como fórceps o ventosas, y sí tienen episiotomía? ¿Por qué hay gente que se empeña en defender que esta práctica es por nuestro bien? O qué sucede, que algo que llevamos haciendo durante millones de años ¿resulta ahora que no es normal? No es normal en España, debe ser, porque si comparamos los porcentajes de episiotomías de Europa, España gana por goleada.

Las mujeres estamos más que preparadas para dar a luz, por supuesto que todos los avances médicos son bienvenidos, como la epidural etc., pero por favor no instrumentalicen los partos más de lo estrictamente necesario, debe ser un proceso un poquito mas natural. Y esto está en nuestras manos cambiarlo, pero para eso hay que prepararse a conciencia. Como he dicho antes cada parto es un mundo y cada mujer un caso distinto y dado que cada vez retrasamos más la edad para tener niños también hay que tenerlo en cuenta. Por ello todo lo que hagamos siempre nos disminuirá el daño perineal.

La semana pasada una embarazada me dijo “para qué voy a preparar el suelo pélvico si a todas nos van a hacer el corte”. Y no la culpo a ella, fue información dada por un profesional sanitario en el ámbito publico en un país donde por desgracia pocas nos libraremos de tener una episiotomía. En España se hace un uso bastante más elevado con respecto al resto de Europa.Según el European Perinatal Health Report“, en el 43-58% de los partos en España se hace uso de la episiotomía, unas 8 veces más que en los países con la tasa más baja, 5-7% en Dinamarca, Suecia e Islandia. 

Y visto esto, ¿qué podemos hacer para evitarlo? Realizar una buena preparación al parto. Debe constar de parte física y parte de educación maternal. Son cosas distintas.

La preparación física, nos ayudará a aprender ejercicios para movilizar los estrechos de la pelvis que forman el canal del parto, estiramientos para aquellos músculos que tienden a cargarse más en esta etapa, ejercicios de suelo pélvico y plano profundo del abdomen, para mantenerlo en buena forma con los cambios que supone el embarazo y prepararlo para el traumatismo que supone el parto. Enseñar un buen masaje perineal para evitar la episiotomía, aprender diferentes posturas para la dilatación tanto para antes como para después de la epidural, aprender a empujar de forma eficaz protegiendo el periné y cuidados para después del parto, qué debemos hacer para que el suelo pélvico se recupere de forma rápida y eficaz.

La educación maternal, a cargo de matronas y pediatras, tiene que constar de explicaciones acerca de los diferentes tipos de parto, consejos para la lactancia y cuidados del bebé, pruebas durante el embarazo, para qué sirven y en qué consisten. Huid de las posturas extremistas, cada mujer debe tener en su mano la opción de elegir qué tipo de alimentación quiere para su bebé sin tener que ser juzgada.

No se trata de horas y horas de formación con innumerables datos, sino de horas de calidad para que queden claros los conceptos, las dudas y los temores de cada embarazada. Si al momento posparto, con todos los cambios que conlleva (dormir poco, adaptación a la llegada del bebé, etc.) le añadimos dolores, falta de movimiento por miedo a que los puntos se abran, infecciones… hace mucho más dura la llegada a casa después del nacimiento. Por consiguiente esto también dificulta la vuelta a la rutina deportiva. No obstante debemos esperar a terminar la cuarentena para comenzar a realizar actividad deportiva y siempre comenzando por actividades que no tengan impacto para no dañar el suelo pélvico.

¡Me despido hasta el próximo día!

Podéis seguirme en Facebook como Fisioterapia Patricia Martin y en Instagram como @fisio_patriciamartin

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *