Condropatía rotuliana: cómo identificarla, evitarla y tratarla

 

¡Buenos días chicas!

Menudo fin de semana hemos tenido en Madrid pasado por agua y menudo lunes helador. El domingo estuve en la Casa de Campo haciendo una tirada larga con unos amigos y según íbamos hacia allí en el coche, nos pensamos muy mucho si darnos la vuelta.

Estuvo granizando un buen rato, pero se alinearon los astros y cuando aparcamos empezó a escampar y pudimos disfrutar de unos magníficos kilómetros en uno de los mejores escenarios de la capital. Cuando terminamos estábamos encantados de la decisión y de poder seguir cumpliendo con nuestros entrenamientos para la Media Maratón de Praga.

Como ya os adelanté hace dos semanas hoy vamos a hablar de la condropatía rotuliana, tan común y temida entre los corredores.

¿Qué es la Condropatía rotuliana?

Es la lesión del cartílago articular de la rótula y se manifiesta generalmente con dolor anterior de rodilla, sensación de tener arenilla dentro, incluso chasquidos. Es muy común en adolescentes y en deportistas que corren largas distancias y ciclistas que recorren bastantes kilómetros.

condropatía rotuliana_the running closet

El cartílago articular es una capa que cubre la superficie de la articulación, que sirve como amortiguador y que ayuda a disminuir la fricción o roce cuando movemos la pierna. En definitiva evita que un hueso “choque” contra otro.

Según la afectación del cartílago podemos clasificarla en 4 grados.

condropatía rotuliana_the running closet

¿Cómo se produce está lesión?

La lesión del cartílago rotuliano se produce por traumatismos repetidos de la rodilla o por movimientos repetitivos que producen compresión del mismo; por factores estructurales que alteran la alineación “normal” de la rodilla o la posición de la rótula; por insuficiencia de la vascularización del hueso bajo el cartílago; o por factores del paciente que facilitan la degeneración del cartílago.

condropatía rotuliana_the running closet
Imagen del libro Osteopatía para corredores

La mala alineación de la rodilla puede venir provocada por distintos factores como desgaste de las zapatillas, un acortamiento excesivo de los isquiotibiales, un aumento de la pronación en la pisada, correr por terrenos inclinados como la orilla de la playa o entrenar en pista siempre en el mismo sentido.

¿Cuándo duele?

Los pacientes que sufren esta patología se quejan de dolor en la cara anterior de la rodilla al bajar escaleras, al estar en cuclillas, al estar sentado durante un tiempo prolongado y al levantarse de la silla. El dolor normalmente aparece en frío y su aumento es directamente proporcional al aumento de carga en los entrenamientos. Cuantos más kilómetros o más velocidad peor se comporta el dolor.

¿Cómo podemos evitarla?

Siguiendo un plan de ejercicios de fuerza en el gimnasio para evitar la debilidad sobretodo del vasto interno del cuádriceps, estirando éste, los isquiotibiales, los gemelos y el sóleo especialmente. Las zapatillas, según marca, modelo, peso y superficie de entrenamiento, tienen unos “kilómetros de vida” y no conviene sobrepasarlos para evitar ésta y otras lesiones.

En el próximo artículo explicaremos cómo podemos realizar ejercicios y estiramientos específicos para esta lesión.

¡Nos vemos en dos semanas!

Podéis seguirme en Facebook como Fisioterapia Patricia Martín y en instagram como @fisio_patriciamartin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *