Cómo una mente fuerte puede hacer milagros durante una lesión

Hola!! 

Normalmente la entrada del post la tengo pensada y escrita unos días antes de la fecha de publicación, pero esta me ha costado mucho. La semana 8 la llevé muy bien, era la primera semana del tramo duro de entrenos, las piernas ya notaban los kilómetros, pero estaba contenta de los resultados obtenidos y de las sensaciones que tenía al terminar los entrenamientos.

El problema llegó en la semana 9, el lunes por la tarde tuve una molestia en la rodilla izquierda. Me puse hielo pensando que eso me aliviaría como en otras ocasiones, pero el martes cuando me levanté la molestia continuaba. De camino al trabajo me puse en modo paranoia y mi cabeza pensó mil cosas, todo iba muy bien y no me esperaba esto, salvo en una ocasión en que tuve que parar por el piramidal, nunca había estado lesionada, y solo la idea de pensarlo me daba un miedo terrible.

Dejé las paranoias en el cercanías y en cuanto pude llamé a mi osteópata. Me dijo que me vería esa misma tarde. El diagnóstico fue abductor y fascia lata inflamados, y pie bloqueado; el tratamiento, unos días de descanso, estirar y hielo, y según la evolución veríamos los siguientes pasos a seguir. 

¿Cómo me lo tomé? Pues en principio bien porque no parecía grave; sí es verdad que el miércoles se me hizo muy raro no ir al Retiro, y me dio un poco de bajón. Optimista de mi, pensaba que el jueves si que podría salir a trotar 20 minutos, pero el jueves las molestias continuaron y me tocó esperar al finde para volver a calzarme mis alas…

Durante esta semana de parón me he dado cuenta de lo importante que es mantener una mente fuerte para no dejarnos arrastrar por el derrotismo y el victimismo. Como dice José Acosta en su blog, una lesión es tiempo de aprender, de reconocer qué ha fallado y trabajar para mejorar y no volver a tropezar con la misma piedra.

Como os conté en mi instagram este fin de semana por fin volví a rodar. Fueron 20 minutos con alguna molestia, pero que me supieron a gloria!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *